martes, 8 de diciembre de 2015

"BLUE JASMINE"





Escrito por Luis Roca Jusmet

El papel de Woody Allen en nuestro ( aquí que se incluya quien quiera) imaginario es inmenso. Woody Allen ha estado presente durante más de cuatro décadas de muchos espectadores apasionado del cine. Sus primeros films me hicieron reir y de ellos recuerdo especialmente "Tomas el dinero y corre". Director, guionista y actor que ha despertado filias y fobias. En algunos casos, como el mío, predomina la filia, aunque algunas películas suyas me parecen muy flojas ( como "Vicky Cristian Barcelona"). Para mí su mejor película sigue siendo "Delitos y faltas".De las dos últimas vi solo una, que me gustó bastante, "Mignigth in París". De  la última, "A Roma con amor" simplemente pasé siguiendo mi intuición negativa.

 "Blue Jazmine" trata de varios temas. Por un lado de las clases sociales o, mejor dicho, de la distinción de clases. No es solamente la manera de vestir y de hablar. No es solo la imagen corporal : son los gestos, la voz, la mirada.Pero frente a la hipótesis de la reproducción de las clases sociales Woody Allen introduce un elemento que lo complica. Jazmine representa el estilo de la clase alta y su hermana Ginger el de la clase baja. El artificio es que las dos dos hermanas adoptadas. En referidas ocasiones se plantea que su diferencia es genética. ¿ Hay un elemento constitucional, genético, que marca un cierto estilo de la persona ?
Eso parece. La clase media, tan presente en las películas del director, está casi ausente. O mejor dicho, está representada por un personaje bastante ridículo : el dentista. La confrontación es más directa entre clases extremas.
 Hay también cuestiones psicológicas interesantes. Básicamente sería el proceso por el que se derrumba la mentira de Jasmine. Jasmine vive en la mentira : niega todo lo que perturba el mundo idealizado en el que vive. Todo es fantástico porque se ha creado un mundo que se corresponde con sus deseos. Mundo distorsionado, parcial, basado en el engaño. Engaño y autoengaño. La resistencia a aceptar el mundo real la devasta psicológicamente. No puede aceptarlo, no puede soportarlo. Su destino, vemos con claridad, es la locura. Ginger vive, en cambio, en un mundo real. Mejor o peor, pero real. 
 La interpretación de Cate Blanchett es extraordinaria, genial. Pero no solo la suya. también lo es la de Sally Hawkins y todos los secundarios, que hacen de sus personajes seres humanos absolutamente creíbles. La música, muy propia de los gustos de Woody Allen, acompaña perfectamente la trama.
 Woody Allen es capaz de desplegar en esta película sus mejores recursos. Gran cine.

2 comentarios:

  1. Blue Jasmine es la explicación del mito de narciso. El personaje protagonista se envuelve de un halo de glamour para vanagloriarse de todo aquello que expande la belleza y sus formas correspondientes. Su mirada se sitúa en la esfera de la idealización de la vida y la existencia como una forma de alejarse de la tremenda verdad de la miseria, la pobreza, la mediocridad y el dolor. Sin embargo aunque las tesis de la madre naturaleza parece que llevan a Narciso (Cate) a vivir rodeada de sus fantasías y sus ilusiones la vida golpea cuando uno menos se lo espera. Allen retrata de forma maniquea que quien es culpable de ambicionar demasiado , que quien no tiene escrúpulos en este mundo de tiburones debe pagar un alto precio . Narciso se queda sólo en su banco del parque hablando consigo mismo y ausente con su mirada desafortunada y perdida. La protagonista no ha encontrado en sus mentiras y sus engaños más que la receta incómoda de la locura y demencia. Narciso sólo puede amar a Narciso.
    En la película el flashback permite retornar al origen del problema ese enfrentamiento entre dos miradas y dos formas de existencia , dos estilos de vida, o como tu dices dos clases sociales... Demasiado arquetipos de un mundo menos desigual de lo que vemos y oímos.. La vida se mueve entre una idealización y un realismo crudo y adaptado a lo único que podemos ser. En esa tierra inhóspita y hostil -tal como decía Jan Patocka - sobrevivir es una cuestión de suerte y no de ambición parece decir Allen. Sus arquetipos perfectamente definidos coinciden con ese deambular por la vida dando lecciones de moralina por parte de la protagonista que quiere ver el mundo tal como ella lo desea y lo quiere. Sin embargo su hermana no parece que lo vea de la misma forma..su exmarido un personaje que persigue también su sueño seguirá a pesar de los maltragos siendo un hombre de carne y hueso. A diferencia el marido de la protagonista que decide acabar con su deshonra. Y es que en el mundo de los negocios y del capital quien ambiciona no tiene reglas que seguir más que aquellas que le permiten alcanzar la cima. Allen no da en su argumento una tesis sobre la crisis de mediocridad de la economía presente...Sus personajes nos superan efectivamente porque dibujan el perfil de quien avanza en sus autoengaños y mentiras y quienes sobreviven entre tantos tiburones y manta-rayas. SIn embargo la hermana aparentemente una fracasada parece saber adaptarse a lo que le toca vivir sin más , con matones bonachones que saben llorar y con amores celosos que buscan compañía. La diatriba entre la caridad de los ricos y la solidaridad de los pobres se evidencia en esta película cuando la protagonista es aceptada en este otro mundo que ella en su día rechazo..Un mundo incómodo como la vida misma que permite a unos conducir sus vidas como pueden y a otros aprovecharse de su situación de ricos y pudientes... SIn embargo Allen no acaba de convencer en su argumento que a mi parecer ha dibujado en prólogo de una pequeña parte de la realidad de este Narciso que nos toca a todos y todas vivir hoy en día ..su argumento deja en el tintero un análisis profundo de las causas de esta ambición desmesurada, de esta sociedad que nos lanza al abismo de la soledad. Uno se pregunta si no seria lo mismo si la riqueza no fuera guapa y glamourosa para reconducir su vida nuevamente , uno se pregunta si la infidelidad de la hermana pequeña que busca con el consejo de su rica hermana superar la mediocridad de su existencia tiene el precio de la adaptación a una única y posible realidad agresiva y violenta,...

    En definitiva coincido que Allen en Delitos y faltas ha hecho una obra maestra pero tal como pretendo comentar aquí creo que Blue Jasmine es un retrato no un buen argumento de un director que acentúa más las producciones y realizaciones con el éxito y fama de su persona -de ahí sus actores y actrices- que en encontrar una mirada desde el cine diferente y distinta que la convencional y demasiado liviana como se viene haciendo siempre...
    Saludos




    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Xavier. Y por partida doble. Primero por ser el primer comentarista de este blog y segundo por tu lúcido comentario. En este caso el comentario supera el post y me alegro. Si no fuera así los blogs no serían más que un espejo narcisista. De lo que se trata es de dar materiales para pensar, como dice el título de mi blog originario. Y está claro que cada uno de tus comentarios nos da buenos amateriales para hacerlo.
    Un abrazo y un buen 2014

    ResponderEliminar