domingo, 14 de enero de 2018

TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS



Escrito por Luis Roca Jusmet

 Una excelente película, apasionante, de un director y dramaturgo angloirlandés llamado Martín McDonagh. 
 Los temas que aborda son variados. Por una parte un retrato costumbrista, con toques de humor, de la América profunda y rural que ha sido la base electoral de Donal Trump. Por otra es la propia tragedia humana la que se muestra en una historia que pone a flote las pasiones humanas mejores y peores. La lucha entre Eros y Thanatos, que diría Freud. O la nefasta influencia de las pasiones tristes, como diría Spinoza: la tristeza, el odio, la culpa, la venganza. El destino mortal del hombre siempre planreando sobre nuestras vidas..
 Pero más allá de lo anterior la historia de una Antígona moderna movida por un imperativo que le lleva al sacrificio. 
 Unas interpretaciones impecables, que hacen a los personajes absolutamente credibles, empezando por una Milfred Hayes bordada por Frances McDormand, pero perfectamente secundada por Woody Harrelson y Sam Rockwell. Una dirección que sabe mantener el ritmo y el interés del filme. Y una música de fondo que la hace aún más intensa.

sábado, 23 de diciembre de 2017

CAPITÁN FANTÁSTICO





Escrito por Luis Roca Jusmet

 El otro día tuve la oportunidad de ver, por segunda vez, esta película y me pareció todavía más espléndida que la primera. Un filme lleno de humanidad, de emoción que es, sobre todo, un canto a la libertad. Pero no un canto idealista, ingenuo, sino trágico. El hombre es finito y quiere ser libre y está condenado a morir y a no serlo. Pero puede intentarlo y en este intento hay parte de su dignidad. En el intento de ser uno mismo, de regirse por una ética propia, por unas normas elegidas, creadas por cada cual.
La imposibilidad de una pedagogía emancipadora, ya que solo podemos transmitir el Ideal que el otro, si es libre como queremos, negará. El círculo de la película es una espléndida metáfora : se inicia con una escena sobre un rito iniciático que debe servir para que el niño pase adulto que se consuma al final de la película. La película va lo más radical y de una manera imprevisible, sorprendiéndonos a cada momento.
 Georges McKay consigue con su pulso una película redonda, interesante y estimulante. Vigor Montersen y el resto del reparto bordan los personajes. Una película que no hay que perderse, que poco o mucho transforma al espectador.

domingo, 10 de diciembre de 2017

EL SENTIDO DE UN FINAL



 Escrito por Luis Roca Jusmet

 La película de Ritesh Batra, basada en un relato de Julian Barnes, quizás sea mejorable. Es posible que le falte un punto de fuerza emocional. Los que han leído la obra lo confirman. En todo caso es una película realizada con mucha dignidad que nos explica una historia muy interesante. Se trata de lo que podríamos llamar el yo narrativo. En parte construimos nuestra personalidad sobre la base de la manera como nos explicamos nuestra propia vida. Ya David Hume planteó en el siglo XVIIII el papel de la imaginación y de la memoria en nuestra identidad. Temática sobre la que el psicoanálisis elabora además una teoría muy compleja y fecunda. Sobre esto trata la película. Sobre el grado de distorsión de este relato autobiográfico. Distorsión que viene dada no solo por el autoengaño ( y por supuesto la represión ) sino también por la ignorancia. Muchas de las consecuencias de nuestros actos no las conocemos y pueden ser claves en la vidas de los otros. 
 El filme narra lo que ocurre cuando alguién, ya en la última etapa de su vida, recibe una noticia de manera inesperada que le obliga a cambiar el relato, cambiar sus fantasías y responsabilizarse de actos que había olvidado. 
 Una reflexión sobre la manera como nos afirmamos protegiéndonos del dolor, asumiendo la soledad y buscando la seguridad. Por supuesto el amor, la nostalgia del tiempo pasado y del tiempo perdido están presentes. 
 Buena dirección, buenas interpretaciones, buena fotografía y buena música. Todo en orden, aunque como he señalado al principio, la historia no nos conmueve lo suficiente. Por lo menos a mí. 

domingo, 26 de noviembre de 2017

LA LIBRERÍA




Escrita por Luis Roca Jusmet

  Esta película,dirigida por Isabel Coixet,traslada al cine de una manera tan sobria como mágica la novela de Penépole Fitzeralt). Una historia tan sencilla como intensa que muestra lo mejor y lo peor del ser humano.Sin dramatismos, ni efectivos, mostrando emociones más contenidas que manifiestas quedamos atrapados por la historia de esta joven viuda que quiere montar una librería en un pequeño pueblo inglés.
 El amor por los libros la mueven a llevar a término este proyecto como manera  de dar un
sentido a su existencia. Solo encontrará un gesto noble de apoyo incondicional y el afecto de la niña que luego recogerá su legado ético. Es su deseo la que justifica este combate. Pero es un deseo que tiene que ver con la propia singularidad, con la expresión de lo que queda de ella tras una pérdida irrecuperable. Y su coraje, este coraje que Platón consideraba una de las grandes virtudes humanas, es el que mantiene su deseo frente a las mezquindades que se le oponen : la envidia y el servilismo van tejiendo en contra suya. 
 Una excelente interpretación, una fotografía y una música perfectamente ajustada contribuyen a hacer de esta película un auténtico placer para el cinéfilo.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

VERANO 1993



 Escrito por Luis Roca Jusmet

 "Verano 1993" es una película de matices. Tiene un valor inmenso este minimalismo para plasmar la vivencia de una tragedia. Carla Simón, joven directora catalana, quiere grabar su episodio biográfico más terrible, la muerte de su madre, a causa del SIDA, cuando tenía seis años. La directora huye de lo dramático y del efectismo. Incluso del intimismo. 
 Es un retrato basado en una observación de lo cotidiano. Cómo esta niña, Frida, magistralmente interpretada por Laia Artigas, se enfrenta a la pérdida y a la necesidad de reconstruir su mundo. Con actos y reacciones que ni ella misma es capaz de entender. 
 La película respira humanidad por todos sus poros. Sin excesos. con una gran sobriedad en todos los registros. uno va acompañando a Frida con respeto, que es lo que inspira la película. No solo hacia ella, sino al resto de personajes, también enfrentados a una situación que, poco o mucho, los supera. Pero el filme transmite la idea de que, a pesar de las dificultades, la vida continúa y las heridas, dolorosamente, van cicatrizando.

miércoles, 11 de octubre de 2017

DETROIT

Escrito por Luis Roca Jusmet



Kathryn Bigelow es la primera directora que ganó un Oscar y lo hizo con su película "Tierra hóstil". La verdad es que el filme que nos ocupa me ha parecido mucho más interesante que la anterior. Mantiene su fuerza expresiva y trata, desde otro escenario el tema de la violencia.
 Aunque los temas específicos de la película son el racismo y la violencia policial a mí me ha parecido, sobre todo, un filme sobre la violencia.
 Hablamos de unos hechos que sucedieron en la ciudad de Detroit el año 1967, cuando la igualdad de oportunidades legal no se correspondía con la situación real de los negros en USA. En un barrio marginal de la ciudad, poblado básicamente por negros, una desafortunada intervención policial genera una violencia en la calle que durará semanas. Es una dinámica de acción -reacción en la que surgen unas fuerzas totalmente destructivas. En la violencia de los negros hay mucho resentimiento acumulado, mucha indignación de años de injusticia. Pero la directora sabe combinar la transmisión de estos sentimientos de odio con muchos otros que forman parte de una vida cotidiana que continua en esta situación excepcional: esperanzas, frustraciones, deseos...
 La película trata también de otra violencia, que es la de los que ejercen un poder tras un uniforme. Como en esta situación de descontrol se desencadena una violencia irracional, como el propio miedo se transforma en una violencia ciega. Hablamos de lo que los psicoanalistas llaman pulsión de muerte.
 La película nos atrapa. En primer lugar en una de las más logradas recreaciones de la violencia. Esta violencia sistemática que se va larvando, dosificando y recreando en la parte de película que escenifica la intervención de la policía en el hotel nos deja literalmente aterrados. Pero al mismo tiempo nos va generando un sentimiento progresivo de indignación ante tanta barbarie y arbitrareidad.
 Los actores  son extraordinariamentes veraces. 
La película respira realismo por el buen conjunto entre actores, directores, banda sonora, montaje. Una película impresionante y altamente recomendable.

viernes, 14 de julio de 2017

LAWRENCE ANYWAYS



Escrito por  Luis Roca Jusmet


 Xavier Dolan es un sorprendente directo canadiense. Sorprendente por su juventud  ( nacido en 1989 ) y por la singularidad y madurez con que trata problemáticas más que espinosas.
 En este caso hay dos temas yuxtapuestos, el del amor imposible y el de de transexualidad que podemos considerar la problemática nuclear de la película porque condiciona totalmente la anterior. El tema de la transexualidad oscila socialmente entre la intolerancia y la tolerancia por la via de la banalización. Con esto último quiero decir que se acaba diciendo : " soy una mujer con el cuerpo de un hombre" como un enunciado normalizado. Pero que si se profundiza algo se desmonta esta afirmación. ¿ Qué quiere decir "ser una mujer". De hecho, la identidad se basa en identificaciones y en la continuidad que les da nuestra memoria, más allá de la identidad corporal que permanece a partir de los cambios. Si anatómica Lawrence es un hombre, entonces tiene una serie de identificaciones que le hacen "ser mujer". Lo cual quiere decir que se identifica con una serie de imágenes estereotipadas de mujer. Imágenes que, por ejemplo, las feministas rechazan como encorsetamientos culturales. A Lawrences parece que también le molesta su pene. Pero tampoco consta que se opere. es decir, que pase del travestismo al transgénero. Le molesta pero lo utiliza. Y sexualmente desea a las mujeres y su amor imposible es Fred, una mujer. No parece que Lawrence tenga un delirio, ni siquiera un perverso. Parece un histérico que necesita teatralizar, dramatizar, "ser otro" más que ser una mujer. La película, entre otras virtudes, tiene la de presentar un caso complejo de transexualidad. Tenemos después un insólito amor imposible. El de una mujer por un hombre que quiere ser mujer. No se trata de querer " a la persona" porque en el sexo no hay personas, hay cuerpos que nos atraen. Y es como si la atracción de Fred, que por otra parte tiene un componente físico fundamental, fuera más allá de sus extravagancias. 
 El filme me parece muy interesante por su temática y la puesta en escena ( música, cámara lenta) crea unos efectos estimulantes que contrastan con las pasiones tristes que envuelven a los actores. Falta dar más consistencia a algunos personajes, como el padre y profundizar más en la relación con la madre. Pero es una película relevante, con fuerza, que te sacude. Se le pueden perdonar algunos efectismos porque se nota que el director tiene algo que decir, algo con lo que interpelarnos. La genial interpretación de Melvil Poupaud y de Suzanne Clément van en esta dirección.