viernes, 6 de febrero de 2015

TIERRA DE ÁNGELES




Escrito por Luis Roca Jusmet


Kay Pollack, director sueco, dirige una película llamada "Tierra de ángeles". La verdad es que el cine sueco, después de la saturación de Bergman, no me había llamado la atención. Tampoco el tema, que gira alrededor de un director de orquesta famosos que, después de una crisis cardíaca, vuelve al pueblo donde transcurrió su infancia, para descansar.
 Pero la película me fue atrapando y emocionando como raramente me ocurre últimamente al ver una película. Pero además que ha parecido una película donde se refleja en todos sus fotogramas la filosofía de Spinoza. Yo siento una atracción permanente por Spinoza, sobre todo por su Ética. Es algo extraño porque es como si este libro fuera un acompañante que me serena y me estimula al mismo tiempo. Es uno de aquellos pocos libros que uno diría que se llevaría a una isla desierta. Lo más curioso es que siendo un libro escrito por un supuesto racionalista en una estructura expositiva semejante a las matemáticas lo que a mí me inspira es su carácter a la vez claro y enigmático. porque dice mucho pero siempre parece que queda algo que solo puede entenderse a un nivel no racional.
 La cuestión es que a medida que iba viendo la película era como si Spinoza la estuviese inspirando.

hay una especie de alegría expansiva, cósmica que no puede ser otra cosa que esta Unidad, este Substancia que lo engloba todo a la que tanto podemos llamar Dios como la Naturaleza, de la que nos habla el filósofo holandés.
 El bien es la capacidad que se desarrolla en estas personas ordinarias, mediocres podríamos decir, que siente que algo propio, oculto, se despierta. Algo que, más allá de sus miserias cotidianas, les hace sentirse vivos. Se trata de liberar este conatus, este querer ser lo que uno es, este impulso vital que nos hace vibrar. Son los afectos de la alegría y del amor. Es este deseo genuino de vivir. El bien es todo lo que resulta del querer vivir.
 El mal son las pasiones tristes. Son las propias de las personas tristes que se ven dominados por la ira, por la envidia, por los celos, por el resentimiento. Son los que se odian a sí mismos y odian a todo lo que les produce su tristeza vital. En el fondo odian la vida y se odian a sí mismos y sus impulsos son destructivos. El deseo, la alegría, el amor están casi muertos. Detrás de su aparente acción solamente hay pasividad.
 La libertad es entonces este dejarse llevar por lo necesidad de ser el que cada uno es. la esclavitud son estas cadenas que no te dejan ser a tí mismo ni dejan ser a los otros, sobre todo a los que más quieres. 
 Una hermosa película sin duda y un buen homenaje ( sin saberlo) al gran Spinoza.

2 comentarios:

  1. Qué maravilla de película, Luis. La descubrí hace unos tres años, más o menos. De casualidad en una tienda de videos de segunda mano. No conocía al autor y el cine sueco lo tenía aparcado desde un trabajo poético que me plantée con el título de "Un verano con Bergman", del que salí saturada hasta la bandera.
    Tienes razón con lo de la evocación a Baruc Spinoza, una de mis debilidades igualmente. Es una peli maravillosa de principio a fin. Terapéutica. Sanadora. Capaz de poner de relieve la grandeza del ser humano por encima y por debajo de todas sus goteras naturales. Es tan humana que se vuelve divina.Una maravilla que cuando vuelvo a remirarla siempre me emociona y me salta las lágrimas. No tiene desperdicio la mires por donde la mires. Como la Ética del amigo-maestro Spinoza, que descubrí en 6º de Bachiller y que aún no me he cansado de sentir y de repensar. Su frescura reconfortante, ese "sentir" lo infinito por todas partes, ese amor por la manifestación de lo naturalmente inexcrutable e inmenso, de lo mínimo, l'infinitamente piccolo, como dice Branduardi en su disco sobre Franceso d'Assisi. En fin, que me ha encantado leer tu comentario que comparto de la A a la Z. Gracias por escribir estas cosas que embellecen el mundo y agrandan la conciencia. Un abrazo spinosófilo, jajajaja!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sol. Un placer tu comentario y por dos razones. Primero porque es un placer conversar contigo y segundo porque esrte blog está poco visitado y nada comentado y lo hago con mucho cariño. Pero quizás lo más importante sea esta coincidencia de sensibilidadº entre nosotros. Tu comentario complementa muy bien el post. Por cierto que tengo un amigo con el me escribo y no conozco peraonalmente que tiene un blog exquisito sobre Spinoza que está en los links amigos. Por cierto, que ya que coincidimos tanto, me gustaría que me escribieras a mi correo lroca13@ono.com y me explicaras algo de tí misma. Tengo ganas de conocerte más.

    ResponderEliminar