martes, 25 de noviembre de 2014

BOYHOOD ( MOMENTOS DE VIDA )










Escrito por Luis Roca Jusmet

 Boyhood es una expresión inglesa que se refiere a la infancia de un niño.La traducción española no tiene nada que ver con el título original y no me parece demasiado adecuado. Porque la película no describe momentos de una vida sino la formación de una personalidad. Formación que viene de la infancia - siete años - y que se configura al final 

de la adolescencia, a los diecisiete. Formación que está condicionada por un temperamento inicial que ya ha vivido bastantes cosas y por las experiencias que va viviendo durante estos diez años. Experiencias que no son otra cosa que la significación que le va dando a las cosas que le ocurren. Mason, el protagonista, vive muchos cambios externos.Al comienzo de la película hace tres años que no ve a su padre. Vive con su madre y con su hermana de nueve años. Su madre se traslada a otro Estado ( viven en EEUU) y cambia de situación. Acaba sus estudios y trabaja como porfesora y vuelve a casarse. Forman ahora una familia abierta, con los hijos del nuevo marido de la madre y con una nueva relación con el padre. La madre se separa de su nuevo marido, vuelve a casarse y vuelve a divorciarse. El padre forma una nueva familia. cambian de situación familiar, de instituto y de casa, mientras Mason y su hermana salen de la infancia para transitar hacia el mundo de los adultos.

 El director de la película es Richard Stuart Linklater ( nacido en Houston, Texas, en 1960). Ellar Coltrane es Mason y va creciendo con la película : de actor niño a actor adolescente.  Los padres son dos buenos actores americanos, Patricia Arquette y Ethan Hawke. hay que decir que es una buena película, cuyas casi tres horas de duración se siguen con interés y emoción y con unas interpretaciones extraordinarias.

 La película presenta una peculiaridad, que es que está rodada, en cierta forma, en tiempo real. Porque la duración de la película es de doce años. Lo mismo ocurrió con tres películas del mismo director ( y el mismo portagonista) que presenta tres tiempos de una relación: "Antes del amanecer", "Antes del atardecer" y "Antes del anochecer".

 El ritmo de la película me recuerda a las películas del gran director francés Éric Rohmer y que yo califico de "la continuidad en la discontinuidad". Se trata de mostrar el hilo de lo cotidiano de manera fragmentada. Es decir, mostrar unas escenas, cortar y luego mostrar otras situaciones. Todo sigue un hilo, no hay cambios radicales pero las transformaciones silenciosas de la vida hacen que al cabo del tiempo la situación sea otra. Todo cotidiano, en un tono muy poco intimista, muy conductista. vemos lo que hacen, como interactúan, sin entrar en su intimismo, en su mundo interno. Son como trazos que no permiten entrar en profundidad porque lo que muestran es en extensión.Y manteniendo siempre una visión de conjunto de los personajes y sus relaciones. Ni siquiera Mason aparece en ningún momento desligado de lo que hacen y viven los otros.

 Una gran película, cine del de verdad.Como la vida misma, sobre la vida misma.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada