viernes, 1 de noviembre de 2013

SOBRE MUNDOS PARALELOS






Escrito por Luis Roca Jusmet

Decía Freud que en el inconsciente el azar no existe: son lazos desconocidos los que unen actos que no entendemos. Decía Jung que el azar objetivo tampoco existe : hay en las cosas una sincronicidad que desconocemos.
Hay un aparente azar en muchas anécdotas de la nuestra vida. Leo cosas sobre el tiempo y la realidad escritas por el filósofo y científico Ily Prigogine, y de pronto me encuentro leyendo unas conversaciones con Gilles Deleuze. Que no tienen nada que ver según creía. Pero se citan mutuamente.
Pero también leo lo que dice Deleuze sobre cine. Separa la imagen-movimiento del cine clásico de la imagen-tiempo del cine contemporáneo. La imagen-movimiento tiene que ver con el ciclo percepción-afecto-acción. La imagen-tiempo presenta una imagen delante de la cual no hay acción posible, porque nos desborda. Hay algo de excesivo, de insoportable en ella,
Voy al vídeoclub y selecciono, aparentemente por azar, una película : Otra Tierra. No sé nada de ella, el argumento no aparece con claridad, hay una imagen de una mujer joven y le dieron un Premio en el festival de Sudante. Es del año 2011. No sé más.
Al visionar la película me encuentro que trata sobre este tema y que es una expresión perfecta de la imagen-tiempo de la que habla Deleuze. También de lo que él dice sobre la relación entre cine y filosofía. La película expresa a través de la imagen muchas ideas que podemos conceptualizar filosóficamente.

La película presenta el descubrimiento de un Mundo paralelo al nuestro : Otra Tierra duplicada en la que nosotros mismos estamos duplicados. Hay otro lugar donde se repite lo que sucede aquí. En el momento en que hay este descubrimiento, una chica de 17 provoca una accidente en el que muere una mujer embarazada, su hijo de 5 años y el marido queda en coma. Ella es inconsciente e irresponsable porque conduce bebida pero es una chica inteligente y sensible. Al cabo de cuatro años sale de la prisión y paralelamente el hombre despierta del coma. Ella quiere redimirse : la culpa y la redención e sino de los temas. Hace un trabajo de limpieza en un instituto como si esta limpieza física pudiera limpiarla a ella. Pero no lo es. Necesita visitar al hombre y pedirle perdón. Lo encuentra deteriorado, alcohólico, viviendo en el desorden y la sociedad. Se hace pasar por la empleada de una empresa de limpieza y cada semana repite su trabajo. El hombre va saliendo de su degradación y de forma extraña surge entre ellos una rara afinidad, una peculiar atracción. Al mismo tiempo, ella ha enviado una redacción para hacer un viaje espacial a la Otra Tierra, Pasan cosas inquietantes, como la acción de un viejo hombre que trabaja con ella en la limpieza, que parece como un chamán indio, de tirarse lejía en los ojos y en los oídos. La televisión va dando noticias confusas sobre esta Otra Tierra, ya que dicen que en el momento en que descubrimos el otro planeta se rompe la armonía entre ambos y lo que pasa en un lugar ya no es lo mismo que lo que pasa en el otro.
La chica y el hombre tienen una relación sexual desgarrada, desesperada. A la chica la avisan que la han seleccionado para el viaje. Visita al hombre y le dice la verdad. El hombre reacciona con violencia : no quiere verla y cuando ella impone su presencia casi la mata. Pero ella tiene una propuesta. Si cuando pasó el accidente se rompió la armonía entonces en la Otra Tierra quizás no ocurrió y su familia está viva. Se presenta aquí la pregunta que se hace cualquier persona que experimenta un acontecimiento trágico contingente, provocado por el azar, por la mala suerte. ¿ Porque tuvieron que coincidir los dos coches en aquel momento, en una noche oscura, en que la chica iba algo bebida y el hombre algo distraído ? ¿ Podían haber sido las cosas de otra forma ? Es la relación entre lo posible y lo necesario. Para los deterministas son lo mismo. Sucede la única que puede ocurrir con todos los condicionamientos del momento. Ella pasa por el lugar por todos los condicionantes anteriores y la familia también. Era inevitable. Otra realidad era posible pero tenía que haber cambiado una condición, aunque fueran los minutos de salir y coger el coche. Pero entonces sería Otro Mundo. La segunda pregunta es : ¿ Que pasaría en este Otro Mundo si no hubiese ocurrido el accidente ? Al cabo de cuatro años seguramente viviría una familia feliz con un hombre brillante,casado con una mujer y que tienen una niña de cuatro años y un niño de nueve. Y la joven inteligente, que tenía una beca de estudios, sería una investigadora también brillante y vital. Esto es, quizás lo que está ocurriendo en la Otra Tierra. Pero es todo complicado. Si nosotros descubrimos a la Otra Tierra ellos nos descubren también a nosotros en el mismo momento. Aquí se rompe la simetría porque vernos a nosotros mismos produce una fisura. Toda una metáfora sobre la identidad.
¿ Como acaba la película ? El que hace el viaje es el hombre y no la chica. Pero al final de la película se encuentra con ella misma viniendo de la Otra Tierra. Enigmático e inquietante.
 Respecto a lo que decía de la imagen-tiempo de Deleuze es muy claro. El accidente desborda a la protagonista: la imagen le paraliza. pero al mismo tiemmpo la imagen de la Otra Tierra la subyuga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada