jueves, 13 de agosto de 2015

CALVARY ( CALVARIO )

 

 
 
"Calvary" es una película irlandesa muy singular, que la verdad es que me ha impresionado. De su director, John Michael McDonagh, ya había visto otra película que me gustó, "El irlandés". No tienen demasiado que ver, aparte de contar con la magnífica interpretación de Brendan Gleeson, dando vida y credibilidad con su potente interpretación a dos personajes bien diferentes. 
 La película combina la crítica social, el trhiller, el costumbrismo y problemáticas existenciales varias. La denuncia sin concesiones a los abusos sexuales del clero irlandés sacude al espectador. El ritmo de suspense que impone el desarrollo de una semana de la vida del protagonista y su entorno está muy conseguido. El retrato, bastante tragicómico, de estos personajes que habitan este pueblo irlandés mantiene en todo momento el interés por los personajes.
 Los problemas filosóficos que plantea la película son interesantes. Por una parte el tema del significado de la vida. La lucha diaria de los personajes parece ser la de dar un sentido a sus vidas. Pero es sobre todo el tema de la maldad, la reparación y el perdón. Actos de maldad que destrozan vidas. Maldad sin fisuras, actos terribles por puro placer escudándose en la confianza que da una determinada autoridad. Maldad cuyos daños son irreversibles. Parece como si lo que explica el cirujano del niño que se queda sordo, ciego y paralítico después de una operación fuera una metáfora de como se quedan estos niños después de los abusos continuados de un cura. ¿ cómo encontrar la reparación de los daños que producen esta devastación ? El portagonista apunta el perdón ,pero el mismo es víctima de la reparación contraria : redimirse del mal actuando contra el bien. La imagen final de la película, de todas maneras, parece apuntar a la victoria del perdón.
 Pero me gusta mucho que la película no sea moralizante y que deje tantas preguntas abiertas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada