jueves, 15 de octubre de 2015

THE DEEP BLUE SEA







Escrito por Luis Roca Jusmet



Sigo con la invitación de Deleuze de considerar el arte, en este caso el cine, como un bloque de sensaciones que transmite ideas. Volvemos a los perceptos y a los afectos. El percepto : unas imágenes oscuras, nocturnas, con poca luz; un pasado, presente y futuro que se mezclan; una música conmovedora, desde la clásica hasta las canciones populares. Y una historia : una mujer deja a su marido, un juez, y una buena posición social, para irse a vivir una relación sin ningún futuro en un entorno de escasez con el hombre que ama. El director y guionista , Terence Davies, hace un excelente trabajo. La protagonista Rachel Weisz realiza una interpretación extraordinaria.


¿ Cuales son las ideas que me transmite ? Hester vive una rutina insoportable. El aburrimiento le hace sentir muerta, no se siente viva. Freddie es un perdedor, no le ofrece nada, aparentemente. Pero en realidad sí le ofrece momentos de vida, momentos en los que se siente viva. Aunque sea destructivo prefiere esta muerte antes que la anterior. La pulsión sexual y de muerte es la que se manifiesta y le lleva al abismo. Lo contrario es la muerte cotidiana, el no sentir nada, el no vivir. ¿ Quién vive ? Se pregunta seguramente Hester. La pasión es lo que nos hace vivir, aunque es peligrosa, mortífera. Pero es la muerte de quien vive, no de quien renuncia a la vida.
Pero la película plantea otras cuestiones. El determinismo absoluto de los que pasa. El destino es el carácter, como diría Heráclito. La naturaleza de cada cual le lleva a hacer lo que hace. No puede ser de otra manera. Elegimos según lo que somos, y esto no lo hemos elegido. También está presente el tema de la dignidad. Todos los personajes, a pesar de los pesares, quieren mantener una cierta dignidad. Un gran película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada